1.11.14

Noviembre



No perdono a la muerte enamorada,

 no perdono a la vida desatenta, 

no perdono a la tierra ni a la nada. 

En mis manos levanto una tormenta

de piedras, rayos y hachas estridentes

sedienta de catástrofes y hambrienta. 

Quiero escarbar la tierra con los dientes,

quiero apartar la tierra parte a parte

 a dentelladas secas y calientes. 

Quiero minar la tierra hasta encontrarte 

y besarte la noble calavera

y desamordazarte y regresarte




ELEGÍA, Miguel Hernández 

1.4.14

¿Quién olvidó tu rumbo?

Leonor, a su suerte 


12.1.14

EONES DE SOLEDAD



                  
     22-diciembre-13   


Sueña donde no te haga falta respirar. Te esperan flores de mundo
en el campo; blancas y hermosas que te quieren agasajar y cuidar
Nuestra bella flor descansa y de vez en cuando acaricia nuestro mundo...

Mami, sin ti la soledad es infinita


8.1.14

De cómo me siento



La Noyée está a mi lado hacia el amanecer, pese a que mora en el agua  yo camino a temperatura normal. Cuando atardece y se oculta el sol comienzo a ser casi todo líquido y tirito con la Comptine d'Un Autre Été.
Me voy entumeciendo y  torpe, doy tumbos para entrar en calor. Inevitablemente choco, me resquebrajo  y caigo al suelo, que por suerte no es moqueta. Mis ojos, que ni están juntos ni ya ven bien, disparan señales erráticas a mi cerebro que hace aguas -nunca mejor dicho- , y hacen creerme que veo algo importante al final de mi reguero.Menudo desastre.

Al final miro, o creo ver, alguna cosa que identifico como mi miseria,  y musito , muy bajito, para que no me encierren y porque no puedo articular debidamente: - Al menos estás fuera de mí por un rato.

Cuando vuelvo a mis cabales y doy fe de que todo está en su sitio, excepto tal vez, mi cordura, me voy a la cama con la mantita y espero en posición fetal a la Noyée. Mi miseria está conmigo, todo está en su sitio.

Besos.