Mostrando entradas con la etiqueta Compilando. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Compilando. Mostrar todas las entradas

7.12.16

Árboles

Los árboles me han dado siempre los sermones más profundos. Los respeto cuando viven en poblaciones o en familias, en bosques o en arboledas. Pero aún los respeto más cuando viven apartados. Son como individuos solitarios. No como ermitaños que se hubieran recluidos a causa de una debilidad, sino como seres grandes y aislados, como Beethoven o Nietzsche. En sus ramas más alta susurra el mundo y sus raíces descansan en lo infinito; pero no se abandonan ahí, luchan con toda su fuerza vital por una única cosa: cumplir con ellos mismos según sus propias leyes, desarrollando su propia forma, representándose a sí mismos. Nada es más sagrado, nada es más ejemplar que un árbol fuerte y hermoso. Cuando se tala un árbol y se muestra desnuda al sol su herida mortal, puede leerse toda su historia en el tosco y lapidario disco de su tronco: en sus anillos anuales y en sus cicatrices están descritos con exactitud toda lucha, todo sufrimiento, toda enfermedad, toda fortuna, toda recompensa. Años flacos y años abundantes, agresiones soportadas y tormentas sobrevividas. Y cualquier hijo de campesino sabe que la madera más dura y noble es la que tiene los anillos más estrechos, y que arriba en la montaña, en constante peligro, crecen las ramas más inquebrantables, las más fuertes y ejemplares.

Hermann Hesse

7.11.13

Estamos aquí para reírnos del destino y vivir tan bien nuestra vida... que la muerte temblará al recibirnos. 
Charles Bukowsky

24.3.13

¡¡Llevadme con vosotras!!


Olas gigantes que os rompéis bramando 
en las playas desiertas y remotas, 
envuelto entre la sábana de espumas, 
¡llevadme con vosotras! 

Ráfagas de huracán que arrebatáis 
del alto bosque las marchitas hojas, 
arrastrado en el ciego torbellino, 
¡llevadme con vosotras! 

Nube de tempestad que rompe el rayo 
y en fuego ornáis las sangrientas orlas, 
arrebatado entre la niebla oscura, 
¡llevadme con vosotras!. 

Llevadme, por piedad, a donde el vértigo 
con la razón me arranque la memoria. 
¡Por piedad! ¡Tengo miedo de quedarme 
con mi dolor a solas!

Gustavo Adolfo Bécquer

19.3.13

En busca de quimeras


Mi corazón es un océano de rostros y de manos


y yo entro en él sin darme cuenta


con mi equipaje de arena

aferrado al timón del viento


a la proa de los años

donde una voz que no es mi voz

eleva el ancla de este pequeño barco

que se aleja con mi infancia a bordo



Mario Meléndez, El barco del Adiós.



15.7.12

Pájaros de barro



Pájaros de barro (Manolo García)

Por si el tiempo me arrastra a playas desiertas, hoy cierro yo el libro de las horas muertas.

Hago pájaros de barro... Hago pájaros de barro y los echo a volar.
Por si el tiempo me arrastra a playas desiertas, hoy rechazo la bajeza del abandono y la pena.
Ni una página en blanco más...
Siento el asombro de un transeúnte solitario...
En los mapas me pierdo. Por sus hojas navego..
Ahora sopla el viento, cuando el mar quedó lejos hace tiempo.
Ya no subo la cuesta que me lleva a tu casa...
Ya no duerme mi perro junto a tu candela.
En los vértices del tiempo anidan los sentimientos. Hoy son pájaros de barro que quieren volar.
En los valles me pierdo, en las carreteras duermo.
Ahora sopla el viento. Cuando el mar quedó lejos hace tiempo. Cuando no tengo barca, remos ni
guitarra. Cuando ya no canta el ruiseñor de la mañana. Ahora sopla el viento. Cuando el mar
quedó lejos hace tiempo.
En los valles me pierdo, en las carreteras duermo.

6.7.12

La Canción del Verano


Queridos Amigos, les deseo un VERANO colmado de

Vida        
buena Expectación        
                                            Relax   
Amor           
Nenúfares            
Océanos




Un fuerte abrazo 
Poema La Canción del Verano de Aurelio Arturo
Y ésta es la canción de un verano
entre muchos hermosos veranos,
cuando el polvo se alza y danza
y el cielo es un follaje azul, distante.
Y entonces fue cuando vino con las brisas
que se levantan de los arroyos y de sus conchas,
la que cantaba la canción del verano,
la canción de yerbas secas y aromáticas
que arrullaban, cuando a mi lado
la sentía como una tierra que respira
y como un sueño de pólenes y estrellas
que resbalan tibias por la piel y las manos.
Entonces vino saltando
en medio de las brisas y la tarde, en grupo,
y lo primero que vi fue su traje ondeando
a lo lejos a la distancia contra el cielo puro.
Pero desde entonces no tuve ya nunca ojos para su traje.
Y no oí nada más, sino la canción del verano.


25.6.12

Y yo en este viejo pueblo paseando sola, como un fantasma...



A mi  casa la azotan los rayos y un día se va a partir en dos. 
Y no sabré dónde guarecerme porque todas las puertas dan afuera del mundo. 
Mario Benedetti

Título: Antonio Machado

24.2.12

Evocaciones Náufragas


(...) Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear;
(...)
Perder la mirada, distraídamente
perderala y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar
Alfonsina Storni


20.11.11

19.8.11

Palermo

Al mediodía, la primavera era irrecuperable. Confiada por el silencio de las calles permanecí inmóvil durante un largo rato frente a la casa. Bajo las horas soporíferas y el encierro de la ciudad me acordé de Cien años de Soledad y de Macondo...
"Aquel Macondo olvidado hasta por los pájaros, donde el polvo y el calor se habían hecho tan tenaces que costaba trabajo respirar"

Gabriel García Márquez


12.7.11

Antes de Partir...




¡Conductor! Grité, estamos usted y yo
huyamos de esta gran ciudad
a una ciudad más pequeña más propia para el corazón

Leonard Cohen

26.12.10

Buitres

Franz Kafka


Érase un buitre que me picoteaba los pies. Ya había desgarrado los zapatos y las medias y ahora me picoteaba los pies. Siempre tiraba un picotazo, volaba en círculos inquietos alrededor y luego proseguía la obra.


Pasó un señor, nos miró un rato y me preguntó por qué toleraba yo al buitre.


-Estoy indefenso -le dije- vino y empezó a picotearme, yo lo quise espantar y hasta pensé torcerle el pescuezo, pero estos animales son muy fuertes y quería saltarme a la cara. Preferí sacrificar los pies: ahora están casi hechos pedazos.


-No se deje atormentar -dijo el señor-, un tiro y el buitre se acabó.


-¿Le parece? -pregunté- ¿quiere encargarse del asunto?


-Encantado -dijo el señor- ; no tengo más que ir a casa a buscar el fusil, ¿Puede usted esperar media hora más?


- No sé -le respondí, y por un instante me quedé rígido de dolor; después añadí -: por favor, pruebe de todos modos.


-Bueno- dijo el señor- , voy a apurarme.


El buitre había escuchado tranquilamente nuestro diálogo y había dejado errar la mirada entre el señor y yo. Ahora vi que había comprendido todo: voló un poco, retrocedió para lograr el ímpetu necesario y como un atleta que arroja la jabalina encajó el pico en mi boca, profundamente. Al caer de espaldas sentí como una liberación; que en mi sangre, que colmaba todas las profundidades y que inundaba todas las riberas, el buitre irreparablemente se ahogaba.

28.6.10

Optimista


Hoy la llevo en el alma... 



Caminante, son tus huellas

el camino y nada más;

Caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

Al andar se hace el camino,

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino

sino estelas en la mar.

Antonio Machado



Esta publicación fue inspirada por  Mis vendimias

24.12.09

"Yo misma compraré las flores"




“Examinemos, por un instante, un cerebro normal en un día cualquiera. La mente percibe miríadas de impresiones triviales, fantásticas, ya efímeras, ya grabadas con la precisión del acero.

Ellas surgen de todas partes, en un incesante espectáculo de innumerables átomos, y a medida que caen, a medida que adquieren forma en la vida del lunes o del martes, el acento cae diferente al de antaño; el momento de importancia ocurrió aquí y no allá; de modo que si el escritor fuera un hombre libre y no un esclavo, si pudiera escribir lo que desea y no lo que debe, si pudiera basar su obra en su propio sentimiento y no en convencionalismos, no habría trama, ni comedia, ni tragedia, ni interés amoroso, ni catástrofe en el estilo establecido. La vida no es una serie de lámparas dispuestas sistemáticamente; la vida es un halo luminoso, una envoltura semitransparente que nos rodea desde el nacimiento de nuestra conciencia hasta el fin. ¿No es acaso la tarea del novelista coger este espíritu cambiante, desconocido, ilimitado, con todas sus aberraciones y complejidades y con la menor mezcla posible de los hechos exteriores y ajenos?”






Virginia Woolf, Las Olas

20.7.09

El viejo y el mar




Todo en él era viejo, salvo su ojos; y estos tenían el color mismo del mar y eran alegres e invictos...


Ernest Hemingway

17.8.08

La Isla Bonita





Y llegó Aldo de la Isla Bonita


En un pedacito del archipiélago

se encuentra una islita hermosa,

en ella se encuentra un corazón escondido,

allí donde te abrazan mis sueños.



9.7.08

Mi ejército no tiene bandera, es sólo un corazón


¡Y con ustedes un hombre que no necesita presentaciones!

...

Es  "Ed Crane". Y siempre dice que Por las noches antiguas y la música lejana. No sólo cuando le da el punto, suele colgar un video en el facebook después de citarla.  Y antes de eso se pasaba largas temporadas en su nik del Msn. La frase es del libro de  Robert James Waller, y luego Clint Eastwood la llevó al cine en una peli con el mismo nombre que el libro que aún no he nombrado para hacerme la interesante:
Los puentes de Madison.
Pero él la ha dicho tanto que es suya también.

Con lo que a uno le gusta pensar que siempre suele tomar sus decisiones, yo no escogí a Extremo, me escogió Extremo a mí. Robe, su lírica y el Rock, qué puedo decir. Publicaban un tema en 1995, Pedrá. El año que Michael Jackson lanzaba HIStory, cuando entró el navegador Internet Explorer  en el mercado (Zas en toda la boca), se emitió la serie anime Evangelion .  Era el año en que yo estaría en el instituto, aguanté como todo el mundo la broma de la canción del Dúo Dinámico en mi cumpleaños, estudié como una condenada y dejé de lado todo lo que supusiera hacer algo divertido y los cambios relacionales en la adolescencia.
No importa, ya me pondría al día en la universidad.

El mismo en el que se estrenó la película con la que Clint nos sorprendió a todos no recurriendo a las armas para solucionar algo. Aunque hubiese estado gracioso ver la cara de Meryl Streep mientras la encañonan*con un Mangum Colt. 45 y  se le da  las razones de porqué puede que quede una bala en la recámara o no.

Dejo algunos fragmentos de la canción, otros los he obviado porque es muy larga y algunos pueden parecer un poco... ¡burdos!


Pues por las noches antiguas y la música lejana


Cuando su mirada se ha cruzado con la mía.

saltó sólo una chispa y prendieron tantos fuegos,

que se fué la luz del día,

arrasamos los bosques,

también ví como ardían

los nidos en los postes.

Me voy a recortar en punta las orejas

y me voy a echar al monte a aullar entre la maleza,

volver no dudaría, ahora soy yonqui a mi manera,

ya no quiero tu amnistía, puedo morir donde quiera.

Salto montañas, no paro ni a mirar p'atras,

quítame el precio y la fecha de caducidad,

yo ya no me escondo, ya no me tengo que agarrar,

como vosotros: presos de lo convencional

Me sirven las aceras para almohada,

soy patrimonio de la humanidad,

yo estoy solo como un perro y no puedo seguir tu pista,

tú en tu coche grande y negro, yo estripao en una autopista.

Grito por dentro,

por fuera me hago el remolón,

me pongo a güevo,

entre la espada y la pared;

grito por dentro,

por fuera no me oigo ni yo,

no pasa nada:

se nos arrima el buen humor.

Despido energía y sé que soy un vago,

a mí no me ata corto nadie,

porque me apago

Vuelo hasta una mancha en la pared,

me vuelvo ajeno a todo

y me sobran hasta mis propios pies

Morir sólo una vez, va a ser poco para mí,

el diablo me ha cogido miedo y no me deja entrar.


Pedrá, Extremoduro


Encañonada*: Esto da pie a chistes fáciles como que se la encañona pero de otra manera. ¡Chistes para Ed!

2.7.08

El cuervo

(...)




Mas el Cuervo, posado solitario en el sereno busto.


las palabras pronunció, como virtiendo


su alma sólo en esas palabras.


Nada más dijo entonces;


no movió ni una pluma.



Y entonces yo me dije, apenas murmurando:


"Otros amigos se han ido antes;


mañana él también me dejará,


como me abandonaron mis esperanzas."




Y entonces dijo el pájaro: "Nunca más."






Sobrecogido al romper el silencio


tan idóneas palabras,


"sin duda -pensé-, sin duda lo que dice


es todo lo que sabe, su solo repertorio, aprendido


de un amo infortunado a quien desastre impío


persiguió, acosó sin dar tregua


hasta que su cantinela sólo tuvo un sentido,


hasta que las endechas de su esperanza

llevaron sólo esa carga melancólica


de "Nunca, nunca más."
















Mas el Cuervo arrancó todavía


de mis tristes fantasías una sonrisa;


acerqué un mullido asiento


frente al pájaro, el busto y la puerta;


y entonces, hundiéndome en el terciopelo,


empecé a enlazar una fantasía con otra,


pensando en lo que este ominoso pájaro de antaño,


lo que este torvo, desgarbado, hórrido,


flaco y ominoso pájaro de antaño


quería decir graznando: "Nunca más,"






En esto cavilaba, sentado, sin pronunciar palabra,


frente al ave cuyos ojos, como-tizones encendidos,


quemaban hasta el fondo de mi pecho.


Esto y más, sentado, adivinaba,


con la cabeza reclinada


en el aterciopelado forro del cojín


acariciado por la luz de la lámpara;


en el forro de terciopelo violeta


acariciado por la luz de la lámpara


¡que ella no oprimiría, ¡ay!, nunca más!






Entonces me pareció que el aire


se tornaba más denso, perfumado


por invisible incensario mecido por serafines


cuyas pisadas tintineaban en el piso alfombrado.


"¡Miserable -dije-, tu Dios te ha concedido,


por estos ángeles te ha otorgado una tregua,


tregua de nepente de tus recuerdos de Leonora!


¡Apura, oh, apura este dulce nepente


y olvida a tu ausente Leonora!"


Y el Cuervo dijo: "Nunca más."






"¡Profeta! exclamé-, ¡cosa diabólica!


¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio


enviado por el Tentador, o arrojado


por la tempestad a este refugio desolado e impávido,


a esta desértica tierra encantada,


a este hogar hechizado por el horror!


Profeta, dime, en verdad te lo imploro,


¿hay, dime, hay bálsamo en Galaad?


¡Dime, dime, te imploro!"


Y el cuervo dijo: "Nunca más."






"¡Profeta! exclamé-, ¡cosa diabólica!


¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio!


¡Por ese cielo que se curva sobre nuestras cabezas,


ese Dios que adoramos tú y yo,


dile a esta alma abrumada de penas si en el remoto Edén


tendrá en sus brazos a una santa doncella


llamada por los ángeles Leonora,


tendrá en sus brazos a una rara y radiante virgen


llamada por los ángeles Leonora!"


Y el cuervo dijo: "Nunca más."






"¡Sea esa palabra nuestra señal de partida


pájaro o espíritu maligno! -le grité presuntuoso.


¡Vuelve a la tempestad, a la ribera de la Noche Plutónica.


No dejes pluma negra alguna, prenda de la mentira


que profirió tu espíritu!


Deja mi soledad intacta.


Abandona el busto del dintel de mi puerta.


Aparta tu pico de mi corazón


y tu figura del dintel de mi puerta.


Y el Cuervo dijo: Nunca más."






Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo.


Aún sigue posado, aún sigue posado


en el pálido busto de Palas.


en el dintel de la puerta de mi cuarto.


Y sus ojos tienen la apariencia


de los de un demonio que está soñando.


Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama


tiende en el suelo su sombra. Y mi alma,


del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo,


no podrá liberarse. ¡Nunca más!



 
Edgar Allan Poe

19.12.07

A Federico García Lorca






Las barcas de dos en dos,


como sandalias del viento


puestas a secar al sol.


Sobre la arena tendido


como despojo del mar


se encuentra un niño dormido.

Y más allá, pescadores


tirando de las maromas


amarillas y salobres.


Manuel Altolaguirre