Mostrando entradas con la etiqueta Eones de Soledad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Eones de Soledad. Mostrar todas las entradas

1.5.16

Madre por un suspiro



Un retoño de esperanza
nos regaló su firme presencia
Contagiaba vida con la fuerza de la suya.
Innegable su ser como leve; se me escapó, diminuto, como un pajarillo.
Desvanecido en la oscuridad sueño que sea luz en medio de esta penunbra.

1.11.14

Noviembre



No perdono a la muerte enamorada,

 no perdono a la vida desatenta, 

no perdono a la tierra ni a la nada. 

En mis manos levanto una tormenta

de piedras, rayos y hachas estridentes

sedienta de catástrofes y hambrienta. 

Quiero escarbar la tierra con los dientes,

quiero apartar la tierra parte a parte

 a dentelladas secas y calientes. 

Quiero minar la tierra hasta encontrarte 

y besarte la noble calavera

y desamordazarte y regresarte




ELEGÍA, Miguel Hernández 

1.4.14

¿Quién olvidó tu rumbo?

Leonor, a su suerte 


12.1.14

EONES DE SOLEDAD



                  
     22-diciembre-13   


Sueña donde no te haga falta respirar. Te esperan flores de mundo
en el campo; blancas y hermosas que te quieren agasajar y cuidar
Nuestra bella flor descansa y de vez en cuando acaricia nuestro mundo...

Mami, sin ti la soledad es infinita


8.1.14

De cómo me siento



La Noyée está a mi lado hacia el amanecer, pese a que mora en el agua  yo camino a temperatura normal. Cuando atardece y se oculta el sol comienzo a ser casi todo líquido y tirito con la Comptine d'Un Autre Été.
Me voy entumeciendo y  torpe, doy tumbos para entrar en calor. Inevitablemente choco, me resquebrajo  y caigo al suelo, que por suerte no es moqueta. Mis ojos, que ni están juntos ni ya ven bien, disparan señales erráticas a mi cerebro que hace aguas -nunca mejor dicho- , y hacen creerme que veo algo importante al final de mi reguero.Menudo desastre.

Al final miro, o creo ver, alguna cosa que identifico como mi miseria,  y musito , muy bajito, para que no me encierren y porque no puedo articular debidamente: - Al menos estás fuera de mí por un rato.

Cuando vuelvo a mis cabales y doy fe de que todo está en su sitio, excepto tal vez, mi cordura, me voy a la cama con la mantita y espero en posición fetal a la Noyée. Mi miseria está conmigo, todo está en su sitio.

Besos.


5.4.13

Descabellada de azafrán



¿A quién seducen los girasoles con sus tallos erguidos y sus sonrisas nobles?

Alí Al Haded

21.3.13

Se mantiene de ilusión


¡¡Bienvenida Primavera!!

19.3.13

En busca de quimeras


Mi corazón es un océano de rostros y de manos


y yo entro en él sin darme cuenta


con mi equipaje de arena

aferrado al timón del viento


a la proa de los años

donde una voz que no es mi voz

eleva el ancla de este pequeño barco

que se aleja con mi infancia a bordo



Mario Meléndez, El barco del Adiós.



2.2.13

En mi Ventana



(...) Igual que el tallo de la flor del cielo,
tu alteza se perdía en su belleza...

Juan Ramón Jiménez 

1.1.13

Feliz Domingo, y felicidad para todo el año


(...) quise encerrarme dentro de mi mismo,
y tuve hambre de espacio y sed del cielo
desde las sombras de mi propio abismo.

Rubén Darío

25.6.12

Y yo en este viejo pueblo paseando sola, como un fantasma...



A mi  casa la azotan los rayos y un día se va a partir en dos. 
Y no sabré dónde guarecerme porque todas las puertas dan afuera del mundo. 
Mario Benedetti

Título: Antonio Machado

24.2.12

Evocaciones Náufragas


(...) Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear;
(...)
Perder la mirada, distraídamente
perderala y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar
Alfonsina Storni


23.10.11

Nuevo atardecer

Creo que un viejo marinero que haya viajado por todo el mundo, puede saber en qué mar 
se encuentra por la manera de moverse el barco.Relato de un Náufrago


Gabriel García Márquez


19.8.11

Palermo

Al mediodía, la primavera era irrecuperable. Confiada por el silencio de las calles permanecí inmóvil durante un largo rato frente a la casa. Bajo las horas soporíferas y el encierro de la ciudad me acordé de Cien años de Soledad y de Macondo...
"Aquel Macondo olvidado hasta por los pájaros, donde el polvo y el calor se habían hecho tan tenaces que costaba trabajo respirar"

Gabriel García Márquez


13.7.11

Asimétricos





Así lo siento.

12.7.11

Antes de Partir...




¡Conductor! Grité, estamos usted y yo
huyamos de esta gran ciudad
a una ciudad más pequeña más propia para el corazón

Leonard Cohen

12.5.11

Eones entre libros

Biblioteca de Veneguera


En medio del campo
modesta y olvidada
verdadero museo de viejos pergaminos 
junto a las más extrañas obras de la literatura universal...

26.2.11

Iluminaba y perfumaba todo mi planeta




Y fue  Ana Delia quien las  inmortalizó.