23.7.12

No estoy de Lunes


 Adentrarme en pleno camino de cabras por  las oscuridades de los valles de mi pueblo... 



osea, en un barranco :D


16.7.12

Boliche Primero El Grande

Los orígenes; sin  su cariño y fuerza no hubiera sido posible...
28-12-11

15.7.12

Pájaros de barro



Pájaros de barro (Manolo García)

Por si el tiempo me arrastra a playas desiertas, hoy cierro yo el libro de las horas muertas.

Hago pájaros de barro... Hago pájaros de barro y los echo a volar.
Por si el tiempo me arrastra a playas desiertas, hoy rechazo la bajeza del abandono y la pena.
Ni una página en blanco más...
Siento el asombro de un transeúnte solitario...
En los mapas me pierdo. Por sus hojas navego..
Ahora sopla el viento, cuando el mar quedó lejos hace tiempo.
Ya no subo la cuesta que me lleva a tu casa...
Ya no duerme mi perro junto a tu candela.
En los vértices del tiempo anidan los sentimientos. Hoy son pájaros de barro que quieren volar.
En los valles me pierdo, en las carreteras duermo.
Ahora sopla el viento. Cuando el mar quedó lejos hace tiempo. Cuando no tengo barca, remos ni
guitarra. Cuando ya no canta el ruiseñor de la mañana. Ahora sopla el viento. Cuando el mar
quedó lejos hace tiempo.
En los valles me pierdo, en las carreteras duermo.

6.7.12

La Canción del Verano


Queridos Amigos, les deseo un VERANO colmado de

Vida        
buena Expectación        
                                            Relax   
Amor           
Nenúfares            
Océanos




Un fuerte abrazo 
Poema La Canción del Verano de Aurelio Arturo
Y ésta es la canción de un verano
entre muchos hermosos veranos,
cuando el polvo se alza y danza
y el cielo es un follaje azul, distante.
Y entonces fue cuando vino con las brisas
que se levantan de los arroyos y de sus conchas,
la que cantaba la canción del verano,
la canción de yerbas secas y aromáticas
que arrullaban, cuando a mi lado
la sentía como una tierra que respira
y como un sueño de pólenes y estrellas
que resbalan tibias por la piel y las manos.
Entonces vino saltando
en medio de las brisas y la tarde, en grupo,
y lo primero que vi fue su traje ondeando
a lo lejos a la distancia contra el cielo puro.
Pero desde entonces no tuve ya nunca ojos para su traje.
Y no oí nada más, sino la canción del verano.