19.12.07

A Federico García Lorca






Las barcas de dos en dos,


como sandalias del viento


puestas a secar al sol.


Sobre la arena tendido


como despojo del mar


se encuentra un niño dormido.

Y más allá, pescadores


tirando de las maromas


amarillas y salobres.


Manuel Altolaguirre